Blog

Toallas: ¿Cómo lavarlas?

A medida que les vamos dando uso, las toallas empiezan a endurecerse y a estar mucho más ásperas, por lo que nos parece muy complicado que vuelvan a recuperar su estado original. Sin embargo, si desde el principio les damos un  cuidado adecuado y las lavamos de forma adecuada, es posible conseguir alargar su suavidad y disfrutar de su esponjosidad durante mucho tiempo, ¿quieres saber cómo? Te contamos los mejores trucos.

Primero debes tener en cuenta que las toallas nuevas deben lavarse siempre antes de ser usadas, y la mejor forma de hacerlo es usando la mitad de la cantidad normal de detergente que utilizas habitualmente y añadiendo un poco de vinagre blanco (media taza) en el cajetín del detergente para evitar que se descoloran con tanta facilidad.

Una vez lavadas debes tender las toallas para que se sequen al aire libre y para que queden perfectas, primero debes corregir su forma sacudiéndolas una por una y extiéndelas bien para que les entre el aire y recobren la suavidad, luego, tiéndelas en una zona en la que les dé el aire, pero sin que queden expuesta de manera directa a la luz solar. Es recomendable tender las toallas siempre al aire libre, no en el interior de tu casa.

 

Es muy importante que antes de recoger las toallas para guardarlas, esperes a que se hayan secado por completo y no utilices planchas a vapor, ya que podrían dejarlas humedecidas y favorecer, así, la aparición de olores desagradables.